Ciencia y Arte ¿coexisten?

UNA RELACIÓN QUE LOS AMIGOS DIRÍAN QUE NO PODRÍA FUNCIONAR: CIENCIA Y ARTE.
Por: Marcos Ovando

Posiblemente has escuchado o leído en alguna parte que relacionar la ciencia y el arte es casi imposible, ya que para muchos la ciencia no tiene cabida en lo que entendemos como cultura, creyendo de la misma manera, que el arte no forma parte de del ámbito científico.

Aparentemente estas dos expresiones del intelecto humano se encuentran alejadas entre si; está idea se debe a consecuencias de los estereotipos que se han marcado en cada una de ellas y a la especialización profesional de las mismas.

Pero… ¿La ciencia y el arte están relacionados entre sí?, está cuestión ha sido tema de conversación por mucho tiempo entre profesionales de ambas áreas, artistas, pintores, científicos y científicas, así como filósofos, ponen en la mira, esa delgada línea entre la ciencia y el arte.

Partiendo de aquí, para buscar una relación entre estás áreas, regresemos unos miles de años, en dónde Aristóteles definía el arte como la acción por la cual el ser humano es el creador de una realidad antes inexistente, viéndolo de esta manera, la ciencia aplicada tiene una tarea similar en nuestro entorno, el de crear realidades, teniendo aquí una buena relación entre los dos.

Aunque se dice que el arte crea realidades y objetos con fines estéticos, es decir, que trata de belleza o de todo aquello que presenta armonía y apariencia agradable a la vista, viéndolo desde el punto de la definición de Estética que nos proporciona la Real Academia Española; y la ciencia solo cambia nuestra realidad con descubrimientos y producción de desarrollos tecnológicos, lo cual no sonaría estético.

Es aquí donde podría marcarse la diferencia entre está “tarea de crear” de ambos, reforzando la brecha ya existente entre ellos, pero, entonces ¿Puede la ciencia producir estética? si analizamos un poco, el desarrollo tecnológico (producto del avance científico) actúa armónicamente, puesto que realiza sus funciones de manera eficiente y activa, lo cual llega a reflejarse, en infinidad de momentos, de una manera agradable a la vista, cumpliendo con puntos de la definición de Estética que mencionamos hace un momento, lo cual nos permitirá decir que si, la ciencia también tiene estética.

Muchas veces los científicos son los que van creando experimentos “bellos” o que son presentados de una manera más atractiva al público, utilizando el arte; otras veces, los artistas son los que se acercan a la ciencia o basan el conocimiento científico para crear sus obras.

Existen muchos ejemplos de artes plásticas con artículos tecnológicos o con imágenes que estos nos proporcionan tanto del mundo microscópico, así como imágenes de la inmensidad del cosmos.

Por mencionar ejemplos que unen a la ciencia y el arte, tenemos el dibujo descriptivo, este se utilizaba desde antes de la aparición de la fotografía, pues era la única manera de representar visualmente el mundo natural. Por lo tanto existen una considerable cantidad de tratados de ciencias naturales con auténticas obras de arte en ellos.

También se han usando técnicas de microbiología, siendo estás técnicas unas de las que más se acoplan al arte, tanto así, que la Sociedad Americana de Microbiología organiza cada año el agar art contest que utiliza las placas de agar (medio de cultivo) cómo lienzo y a las bacterias como “pintura”. La bioluminiscencia, que es la capacidad que tienen algunos organismos de producir luz, también ha sido reflejado en el ámbito artístico, en 2002 el proyecto Bioglyphs exponía “pinturas” vivas, creadas con miles de millones de bacterias bioluminiscentes.

Otra de las formas en que el arte y la ciencia se ayudan es cuando queremos transmitir un concepto científico, muchas veces la mejor forma en que podemos comprender una idea compleja es mediante la representación artística, que da la oportunidad de crear obras atractivas, para lograr transmitir el conocimiento científico.

Así es como vemos que a pesar de la brecha que puede existir entre estás áreas, el arte no se puede desligar de la ciencia y la ciencia tampoco del arte, pues a lo largo de la historia de la humanidad nos han ayudado en conjunto a comprender nuestro entorno, creando la realidad en la que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *